BODA DE CHÍO E IGNACIO EN SEVILLA

 In Asesora Bodas, Beauty, blog de bodas, Bridal, Dress, Flowers, Fotografía, fuera nervios, gentleman, siquiero, Wedding Dress, Wedding photography, wedding planner, weddingblog

Conozco a Ignacio de mi etapa de estudiante en Córdoba, ya sabía que se casaba porque tenemos amigos en común que asistían a la boda, Chío siempre me ha resultado una niña que tenía algo especial y sabía que iría guapísima ese día. No dudé en escribirle y aquí podéis ver que no me confundí.

Ellos, los dos sevillanos, se conocen desde los 14 años, al poco tiempo empezaron a salir y hasta hoy…

Chío se rodeó de sus familiares y amigas más íntimas en casa de sus padres para los momentos previos. Llevaba una bata de Balakata mientras José Antonio y Vero de Dinte, su salón de confianza de toda la vida, se encargaban del recogido y del maquillaje.

Si algo tenía claro la novia es que quería lucir la mantilla de la familia, acudió a la diseñadora sevillana Carmen Maza y su equipo, que le diseñaron un vestido con un toque actual que encajaba con esa mantilla-joya a la perfección, ¡realmente espectacular!

El broche que sujetaba la mantilla al igual que los pendientes eran de su abuela y le hacía especial ilusión llevarlos ese día tan especial.

Llevaba su anillo de pedida de Santamaría joyeros.

Los zapatos se lo regalaron dos amigas íntimas.

El ramo se lo regaló su tía Lourdes, que también le hizo la decoración floral de la ceremonia, “tenía que llevar algo que me recordara el campo, así que el día antes cogí unas matas de algodón y le dije que me las pusiera en el ramo”.

Ignacio confió en O’kean, una de las sastrerías más prestigiosas de la capital y amigos de la familia, para hacerse el chaqué.

La corbata al igual que los zapatos se los regalaron dos de sus amigos.

Se dieron el “sí quiero” un 14 de septiembre a las 19.00h en la Real Parroquia de Señora Santa Ana, las que sois de Sevilla ya sabéis el encanto que tiene, y para la pareja tenía un gran significado casarse allí.

La ceremonia religiosa la ofició el Padre Santi, cura del colegio de Ignacio, El Claret, y que aún siguen teniendo muchísima relación. Me cuenta ella que la hizo tan emotiva que se le pasó el tiempo volando.

La Escolanía de los Palacios, con esas voces dulces, cargó más de sentimiento el momento.

De la decoración floral de la ceremonia se encargó la tía de la novia, Lourdes Soto, ya que siempre se ha dedicado a ello y la novia confió plenamente en ella por su gusto exquisito.

A continuación los invitados se trasladaron a Hacienda Molinillos, a la pareja les encantaba su patio central y el jardín, aunque debido a la lluvia no pudieron usarlo y tuvieron que hacer la celebración en el salón interior que también es muy bonito.

El catering Miguel Ángel fue el encargado de servir la cena, “la confianza que trasmiten desde la primera visita no es comparable y sabes que será un acierto seguro. La comida estaba buenísima y con una presentación inigualable”, nos cuenta Chío.

Aunque fue un 14 de septiembre y parezca raro, nada más salir de la Iglesia empezó a diluviar, y a pesar de que tuvieron que cambiar toda la infraestructura de la boda, gracias a unos grandes profesionales salió todo a la perfección y la boda no pudo ser más divertida y bonita.

Un saxofonista se encargó de amenizar el aperitivo.

Respecto a las flores y la decoración de la celebración se encargó Flores Búcaro. Montaron un campo de flores silvestres en cada mesa, sobretodo en la presidencial que quedó espectacular. “Trabajar con ellas es un gustazo, son un encanto y buscan lo que tú quieres y lo hacen especial”.

Tanto Ignacio como Chío son unos apasionados del campo y querían que las mesas llevarán los nombres de sus caballos.

“Debido a la lluvia no había suficiente espacio en la zona del cóctel para hacernos las fotografías grupales, así que tuvimos que esperar a que todos pasaran al salón. Tenemos grupos bastantes grandes tanto Ignacio como yo, además todos nos conocemos desde pequeños y era como una lucha de risas por ver quien fastidiaba más la foto de los otros y fue un momento que disfrute mucho”.

De la iluminación se encargó la empresa Imagen y Sonido GA.GU.BA, unos profesionales estupendos.

Abrieron el baile con el tema Take this waltz de Leonard Cohen.

El dj fue un íntimo amigo de Ignacio, Nacho Barrero, no lo dudaron. Desde pequeños era el encargado de todo el tema del sonido y la música en las fiestas y no podía haber nadie mejor que él, los conocía a la perfección y sabía lo que querían.

De la fotografía se encargó la magnífica Mónica Ortega Domínguez, era otra de las cosas que tenía clara la novia ya que además la conocía desde el colegio.

El vídeo es de Emotion Film, trabajan con una calidad y transmisión inigualables, son especialistas en transmitir los sentimientos de cada momento haciendo que cada vez que lo veas puedas revivirlo.

Muchas gracias pareja por vuestra amabilidad.

De corazón.

Inmita G.

Recent Posts
Contacto

Ahora mismo no estamos. Pero nos puedes dejar un mensaje y te contestaremos lo antes posible. Gracias.

Not readable? Change text. captcha txt

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies